martes, 15 de junio de 2010

A veces



A veces

A veces creo verte
hablandome en el soplo apacible
de la sonrisa de un niño,
en la voz delicada de sus ojos
que, sin decir más, solo llegan a mi.
A veces creo tocarte
cuando elevando mis manos hacia tí
encuentro mi corazón cantando tu amor
y viviendo el tiempo incontable
que en tu mirar
son el gozo de mi existir.
A veces creo escucharte
cuando en la voz callada
del viento poeta
encuentro las notas de la melodía
que un día, en un baile de arte,
dió forma a las nubes y color al cielo.
A veces, ese "a veces"
que no tiene tiempo,
que solo se vive y se espera,
que solo se busca y se atesora,
que cambia, que canta, que vive.
Ese "a veces" que creía imposible,
que creía perdido,
que era para mí desconocido,
que en tus brazos se hace eterno,
incomprensible, pero hermoso y dulce.
Ese "a veces" que se hizo un "siempre",
que se tradujo en la presencia de tu amor
en el "paso a paso" de un camino desconocido
que recorro seguro tomado de tu mano;
donde caer no es morir,
sino crecer para avanzar... y seguir...
donde solo me sonries y me guías
me hablas y me miras,
me enseñas y me corriges,
pero nunca me abandonas...
¡Si miro al frente veo tanto por recorrer!
Pero veo así mismo, en tí, tanto por qué vivir,
tanto por qué ser y existir.
Letras que vienen y van
en la melodía silenciosa del tiempo que pasa
me cuentan cuán bueno es Mi Señor,
cuán Grande es mi Dios,
a quien sirvo, por quien vivo
a quien canto.

David Reese - 15 de Junio de 2010

1 comentario: