lunes, 18 de septiembre de 2017

Te invito un Café

Se me antoja un café
con la miel de tus ojos,
con el aroma de tu presencia,
con el cuerpo de tu sonrisa,
ese es el café que necesito...
Un café
con el arte de tus conversaciones,
con la tibieza de tu abrazo,
con el sabor de tus labios...
¿Te invito un café?

Déjame Soñar

Déjame soñarte un momento,
imaginar que me llamas,
déjame mirar tus ojos
aunque en ellos me ahogue sin palabras.
Déjame tenerte un segundo
aunque fuera una ilusión,
soñarme vivo en tus labios
antes de perder la razón.
Déjame sentir tu aliento dulce
jugando entre mis versos
buscando esa cálida llama
que naciera en la canción de un beso.
Déjame anhelar,
aunque fuere solo un instante vagabundo,
dibujar en el lienzo inocente
de tu piel de arte perfecto
el fuego imparable
que consume mi alma y enciende mi corazón.
Déjame soñar con tu mirada,
déjame soñar que me sonries,
déjame soñar
que estarás siempre en mis brazos
...y es que tal vez, solo tal vez,
si soñare con suficiente fuerza
y golpeare el muro con mi anhelo desbordante,
podría alcanzar también tus sueños
y despertar entonces juntos
bailando esa melodía pura
que al conocerte un día
se marcó en el tiempo...

Mientras te esculpía...

Y me soñaba mirándote a los ojos
mientras esculpía tu figura,
te veía sonreir a mis manos
mientras dibujaban en tu piel,
te escuchaba en risitas cortas
mientras jugaba con el contorno
de sabor dulce de tu cuello,
te sentía estremecer
cuando recorría con mis labios tu cintura...
y nos envolvimos en la llama
del calor inconfundible
del sello inborrable de un beso...

Ganas

Tengo ganas de besarte el alma,
acaricierte la espalda,
escribir con mis labios sobre tu piel...
comenzar desde tu cuello,
bajar por tu espalda
y llegar hasta el último rincón
de tu universo...

Un segundo en Libertad

¿Sabes qué harías tú?
Si un segundo tuvieras,
un segundo
en la voluntad de tus deseos,
en la completa libertad
de tus anhelos y sueños,
solo un segundo...
¿Tendrías el valor de ser tú
y por ese segundo
ser y vivir tus más profundos sueños?
Atrévete a soñar
a hacer tuyo ese segundo
y creer que nada es imposible para ti...
Por un segundo, cada día,
desde un momento en el que me perdí,
sueño con tus labios y tu piel,
con tus ojos y tu voz...
con un segundo,
un segundo
en la voluntad de mis deseos,
en la completa libertad
de mis anhelos y sueños,
solo un segundo...
donde te he encontrado,
donde te he hablado,
donde te he besado,
donde solo estoy yo,
donde solo estás tú...

Conversación con el Tiempo

A veces el tiempo se burla de mí, ¿sabés?,
pero seguimos siendo amigos

Yo: "llego la hora en la que puedo soñar..."

Tiempo: "nunca dejaste de soñar,
solo que una parte de ese sueño
ahora lo dejas por escrito...
seguís siendo un tonto..."

Yo: "estoy convencido de que tenés razón,
pero si mis dibujos, en estas letras tontas,
revelan un asomo de la flor de su sonrisa
y si pueden hacer a sus ojos brillar
aunque sea por un segundo fugaz,
habrán dado un poco más de luz a mi mundo,
un poco más de vida a mi corazón...
y , de la misma manera,
renovarán los colores de mi paleta,
limpiarán el lienzo,
y me dejarán empezar otra vez...
esperando que llegue esta misma hora
el día de mañana..."

Tiempo: "...lo dicho... sos un tonto..."

Yo: "lo sé... ahora dale un segundo, necesito que sonría..."

jueves, 27 de octubre de 2016

¿Donde...?



¿Donde...?

¿Donde están
Aquellas palabras
que un día nacieron sinceras
de lo que gritaba un corazón
de lo que anhelaba un alma amada?
¿A donde fueron
Aquellas locuras
que improvisadas eran perfectas
para no parar de reir
y así sentir el tiempo
como una burbuja
llevándote al cielo?
¿Respiran aun
el aliento de los sentimientos
que alimentaba el fuego,
que encendió aquel faro
que marcó rumbo
en la vida de los dos?
Quisiera entender,
Quisiera saber,
¿A donde fueron?,
¿siguen allí?
¿se fueron lejos
o simplemente murieron
ahogadas en los errores
que, aunque lejos ya,
marcaron tan profundo su huella
que la pintura manchada
no podría volver a ser igual?
Aunque encerrados en el miedo
y ahogados en la incertidumbre
de lo que no podrían ver,
yo los he encontrado...
siguen aquí,
conmigo,
esperandote...
Respóndeme tú,
¿Donde estás?...

David Reese - 27 de Octubre de 2016